Seleccionar página
Me gustaría controlar mis enfados

Me gustaría controlar mis enfados

¡Me gustaría controlar mi rabia!

La vida, antes o después, nos lleva a situaciones en las que perdemos la paciencia y, con ella, el control de nuestras emociones. 

¿Te suena? Es difícil no encontrarnos con este tipo de situaciones en algún momento. Si, además, se dan en momentos en los que nos encontramos vulnerables por algún motivo, o con menos fuerza de lo habitual para controlar nuestras emociones… es fácil que acabemos explotando y enzarzándonos en discusiones o enfados que, vistos con perspectiva, resultan algo desproporcionados.

¿Te ha pasado a ti? Si es así, seguro que cuando pasa el tiempo y te calmas un poco, te sientes mal con lo sucedido y te arrepientes un poco de tu reacción. Es cuando te das cuenta de que podías haber gestionado la situación de otra manera, sin acabar explotando y dañando a la otra persona. En el mejor de los casos, al ser conscientes de esto, pedimos perdón y nos justificamos: “perdona, no quise hacer eso, ni decir aquello, es que estaba muy enfadad@”.

Y es que aunque sabemos que no deberíamos explotar o gestionar así nuestro enfado, sentimos que escapa fuera de nuestro control.

Los enfados y las explosiones de ira repercuten en tu bienestar mental e incluso en tu salud.

Aunque pueda ser una reacción humana y a veces comprensible, no olvides que las explosiones de ira y el malestar provocado por los enfados tienen una repercusión mayor de lo que solemos considerar. No sólo por el impacto en tu salud y en tu bienestar mental. Tus enfados tienen también un efecto muy dañino en las personas que te rodean.

¿Cómo puedes frenar tus enfados?

Te propongo que intentes no dejarte llevar por tus instintos de rabia con tanta facilidad. Para comenzar a trabajar en ello es importante que seas realmente consciente del impacto de tus enfados en los demás.

Así, la próxima vez que te sientas molest@ o enfadad@ con alguien, acuérdate de este cuento…

🌸⠀⠀⠀⠀⠀⠀

“De niño, mi carácter impulsivo me hacía estallar con rabia a la menor provocación. Después de cada uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por pedir perdón y resarcir a quien había dañado.

Un día mi maestro, que me vio dando excusas después de una explosión de ira, me llevó al salón, me entregó una hoja de papel lisa y me dijo: – ¡Estrújala!

Asombrado obedecí e hice con ella una bolita. – Ahora -volvió a decirme- deja la hoja de papel como estaba antes.

Por supuesto, por más que intenté alisar la hoja, no pude dejarla como estaba antes: ahora el papel estaba lleno de pliegues y arrugas.

El corazón de las personas -me dijo mi maestro- es como ese papel… Cuando lo tocas con tu rabia, lo que en él dejas (a pesar de tus disculpas, de tus intentos por alisarlo) será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues.” 

🌸

¿Qué reflexión sacas de este cuento? ¿Podrías recordarlo cada vez que te domine tu enfado o tu rabia?

Una manera de tener un mayor autocontrol es ser más consciente del impacto de tus enfados en uno mismo y en los demás.

No se trata de no enfadarse, sino de aprender a gestionar esos enfados. Lo fácil es dejarse llevar por la rabia y la ira, y atacar al otro con palabras injustas o hirientes. 

De lo que no nos damos tanta cuenta es de que, incluso si la otra persona nos perdona, dejamos en ella una arruga que ya no es posible quitar. Nuestra relación ya no volverá a ser un papel liso: ahora tiene una arruga. Una arruga que nosotr@s mism@s hemos generado.

¿Por qué no pruebas a expresar tu enfado sin arrugar al otro? ¡No hace falta ser hiriente! Basta con explicarle cómo nos sentimos y lo que nos gustaría que cambiase. 

 ¿Por qué no intentar a partir de ahora generar el menor número de arrugas posible en los demás?  

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial