Seleccionar página

Lleva el sol dentro de ti

 

Y es que antes o después, tocarán días en los que lloverá. Pequeñas gotas, o grandes tormentas. ¿Y qué podemos hacer ante eso?

Lo primero, entender que vivimos, y sólo por ello nos toca mojarnos. Peor sería no tener esa oportunidad… ¿no crees?

Piensa también que, al igual que las tormentas de verdad, las de la vida acaban pasando. Quizás te dejen empapad@, pero pasan, y de alguna manera conseguirás secarte.

Sabiendo todo ello, y, sobre todo, para esas pequeñas lluvias del día a día… aprende a llevar el buen tiempo dentro de ti.

Que tú mism@ seas tú mejor cobijo.

💛 Que cuando haya una bronca, encuentres serenidad dentro de ti para afrontarla con buena actitud y tranquilidad.

💛 Que cuando alguien se enfade contigo, tengas la paz interior para mirarte con autocrítica y reconocer algo de lo que te dicen, que es la mejor manera de apaciguar a esa persona.

💛 Que cuando alguien no actúe como te hubiera gustado, sonrías y aceptes que no tenía por qué actuar a tu manera… sino a la suya.

Porque… seguro que en días lluviosos tienes toda la razón para ponerte de mal humor y llover por dentro tú también.

Puedes enfadarte con esa persona que se comporta «mal» y con el mundo. Pero de verdad piensa: ¿qué consigues lloviendo en tu interior? ¿Para qué amargarte? ¿Por qué no eliges respirar, sentir la suerte de existir, y sonreír?

Sí, suena a tópico imposible pero… ¿has probado a intentarlo? Te aseguro que es posible afrontar las pequeñas lluvias con un sol interior.

🍁Hoy, pruébalo. Afronta tu día con serenidad y felicidad interior.🍁

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!

2019… una vida nueva

2019.  Nuevo año… ¿cómo lo estás viviendo?

Deja que te proponga algo: imagina que éste fuese el último año de tu vida…

Imagínalo de verdad. Es el último año, con lo que…

💛 ¿Te importaría tanto la opinión de los demás? ¿Te preocuparía gustar a todos, caer bien a todo tu alrededor, incluso a personas que en el fondo fondo… no te gustan?

💛 ¿Malgastarías tu tiempo en enfadarte, en ver lo que los demás han hecho mal? ¿Te molestarías en tener rencores? ¿Perdonarías a alguien?

💛 ¿Gastarías esas preciosas Y CONTADAS horas en preocuparte por las cosas? ¿En darle vueltas a “problemas”?

💛 Y es que… ¿cuántos problemas tendrías? ¿Cuánto relativizarías cosas que ahora te parecen un drama?

💛 ¿Usarías el tiempo de tu día a día como lo usas ahora? ¿O eliminarías algunos hábitos de tu vida? ¿Qué hay de las redes sociales? ¿Y ese afán de hacer todo a la perfección, de hacer cada tarea, de vivir tachando de una lista? ¿Pasarías así tus últimos 351 días de vida?

💛 ¿Qué sueños cumplirías? ¿Qué proyectos emprenderías? ¿A qué te atreverías?

💛 ¿Cuánto más cariños@ serías con las personas de tu alrededor? ¿Cuánto dirías a la gente que quieres lo importante que es para ti? ¿De quién te rodearías, con quién tratarías de pasar más tiempo? ¿Y de quién te alejarías? 

Reflexiona todo ello.

En realidad, quizás y ojalá 2019 no sea nuestro último año… pero tampoco está tan lejos el que sí lo será. ¿Y por qué no vivir tu vida de esa manera tan bonita que has imaginado? Casi todo ello es posible, y sólo te frenan tus hábitos, la comodidad, el miedo al qué dirán, a la soledad…

Tienes 351 días más para hacer 2019 mágico. Para aprovechar el regalo de estar viv@…

🍁¿Qué puedes hacer diferente? ¿Qué vas a hacer a partir de YA?🍁

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!

El poder que doy a los demás…

 

¿Qué tal te suena este objetivo?

¿Cuántas veces en tu vida te has sentido mal por algo que otra persona ha dicho o hecho?

Porque alguien no te ha invitado a un plan, por alguna mala cara, por una contestación algo borde, porque alguien te ignora sutilmente,…

Son pequeñas (o no tan pequeñas) cosas que desolocan tu día y pueden llegar a cambiar tu humor y tu sensación de bienestar.

¿Te das cuenta del poder que le das a los demás sobre tu vida?

¿Cuánto tiempo tienes en esta vida?

¿Cuánto más piensas regalar a los demás y a su comportamiento?

Dentro de unos años, cuando seas tan mayor que no puedas hacer cosas que a día de hoy si puedes, cuando situaciones vitales más difíciles aparezcan y te sea casi imposible ponerte una sonrisa… desearás no haber hecho tanto caso a esos gestos o esas personas. No haber malgastado tu tiempo de ahora por el malhumor de los demás, por sus malas maneras. .

Piénsalo bien. ¿Cuánto mejorarían tu vida y tu día a día si dieras menos importancia a lo que hagan o digan los demás?

🍁Disfruta de tu vida y de tus acciones: hay muchísimas cosas y gente bella, no te distraigas con quien no lo es, ni les regales un solo minuto. 🍁

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!
Me gustaría controlar mis enfados

Me gustaría controlar mis enfados

¡Me gustaría controlar mi rabia!

La vida, antes o después, nos lleva a situaciones en las que perdemos la paciencia y, con ella, el control de nuestras emociones. 

¿Te suena? Es difícil no encontrarnos con este tipo de situaciones en algún momento. Si, además, se dan en momentos en los que nos encontramos vulnerables por algún motivo, o con menos fuerza de lo habitual para controlar nuestras emociones… es fácil que acabemos explotando y enzarzándonos en discusiones o enfados que, vistos con perspectiva, resultan algo desproporcionados.

¿Te ha pasado a ti? Si es así, seguro que cuando pasa el tiempo y te calmas un poco, te sientes mal con lo sucedido y te arrepientes un poco de tu reacción. Es cuando te das cuenta de que podías haber gestionado la situación de otra manera, sin acabar explotando y dañando a la otra persona. En el mejor de los casos, al ser conscientes de esto, pedimos perdón y nos justificamos: “perdona, no quise hacer eso, ni decir aquello, es que estaba muy enfadad@».

Y es que aunque sabemos que no deberíamos explotar o gestionar así nuestro enfado, sentimos que escapa fuera de nuestro control.

Los enfados y las explosiones de ira repercuten en tu bienestar mental e incluso en tu salud.

Aunque pueda ser una reacción humana y a veces comprensible, no olvides que las explosiones de ira y el malestar provocado por los enfados tienen una repercusión mayor de lo que solemos considerar. No sólo por el impacto en tu salud y en tu bienestar mental. Tus enfados tienen también un efecto muy dañino en las personas que te rodean.

¿Cómo puedes frenar tus enfados?

Te propongo que intentes no dejarte llevar por tus instintos de rabia con tanta facilidad. Para comenzar a trabajar en ello es importante que seas realmente consciente del impacto de tus enfados en los demás.

Así, la próxima vez que te sientas molest@ o enfadad@ con alguien, acuérdate de este cuento…

🌸⠀⠀⠀⠀⠀⠀

«De niño, mi carácter impulsivo me hacía estallar con rabia a la menor provocación. Después de cada uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por pedir perdón y resarcir a quien había dañado.

Un día mi maestro, que me vio dando excusas después de una explosión de ira, me llevó al salón, me entregó una hoja de papel lisa y me dijo: – ¡Estrújala!

Asombrado obedecí e hice con ella una bolita. – Ahora -volvió a decirme- deja la hoja de papel como estaba antes.

Por supuesto, por más que intenté alisar la hoja, no pude dejarla como estaba antes: ahora el papel estaba lleno de pliegues y arrugas.

El corazón de las personas -me dijo mi maestro- es como ese papel… Cuando lo tocas con tu rabia, lo que en él dejas (a pesar de tus disculpas, de tus intentos por alisarlo) será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues.» 

🌸

¿Qué reflexión sacas de este cuento? ¿Podrías recordarlo cada vez que te domine tu enfado o tu rabia?

Una manera de tener un mayor autocontrol es ser más consciente del impacto de tus enfados en uno mismo y en los demás.

No se trata de no enfadarse, sino de aprender a gestionar esos enfados. Lo fácil es dejarse llevar por la rabia y la ira, y atacar al otro con palabras injustas o hirientes. 

De lo que no nos damos tanta cuenta es de que, incluso si la otra persona nos perdona, dejamos en ella una arruga que ya no es posible quitar. Nuestra relación ya no volverá a ser un papel liso: ahora tiene una arruga. Una arruga que nosotr@s mism@s hemos generado.

¿Por qué no pruebas a expresar tu enfado sin arrugar al otro? ¡No hace falta ser hiriente! Basta con explicarle cómo nos sentimos y lo que nos gustaría que cambiase. 

 ¿Por qué no intentar a partir de ahora generar el menor número de arrugas posible en los demás?  

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!
¡Que no te importe lo que digan los demás!

¡Que no te importe lo que digan los demás!

Querer caer bien… ¡es normal y humano! 

A tod@s nos importa, en mayor o menor medida, lo que los demás opinan de nosotr@s. En general, nos preocupa caer bien. Y es que no sólo eso: la opinión externa puede hacernos más conscientes de ciertas cosas que hacemos mal y puede así ayudarnos a mejorar.

Pero, muchas veces, «la esclavitud del qué dirán» hace que perdamos parte de nuestra esencia y autenticidad, actuando en busca de la aprobación externa y sufriendo cuando no la tenemos. A veces, incluso, ¡sin darnos cuenta de ello!

Hagas lo que hagas, siempre va a haber gente que no te apruebe.

Reflexiona… ¿qué cosas harías diferente si supieras que a todo el mundo le iba a parecer bien? ¿Qué dejarías de hacer, y qué harías a cambio? ¿De verdad vas a renunciar a la vida que quieres por lo que los demás puedan pensar, mientras ellos sí viven a su manera?

Ten en cuenta que… 

🌸   Hagas lo que hagas, siempre SIEMPRE va a haber gente que no te apruebe. 

Lo que a alguien le parece bien inevitablemente a otra persona le parecerá mal. Lo que a alguien le parece valiente a otra persona le parecerá temerario. Lo que a unos gracioso a otros ridículo, y viceversa. Esa persona inteligente y culta a quien admiras seguro que para mucha gente es pedante y aburrida. ¡Gustar a todo el mundo es irreal, imposible! ¿O es que acaso a ti te gusta todo el mundo? 

🌸  Los demás están menos pendientes de lo que haces de lo que tú crees. 

Esos “jueces” externos que crees que van a pensar algo de ti, en realidad… ¡están más preocupados por lo que la gente piensa de ellos que de lo que tú haces! Puede que en algún momento te juzguen o te valoren, pero no dedicarán mucho más tiempo a pensar en ello. 

🌸   En algunos casos, lo que los demás opinan de ti depende muy poquito de ti y mucho de cómo son ellos. 

Un persona criticona «querrá ver» actos criticables en lo que hagas, y no hay mucho que puedas hacer al respecto. Quien te quiere bien, sin embargo, siempre buscará entenderte, no juzgarte.

¡Sé auténtic@!

Por todo ello, aprende y crece con lo que los demás te digan, pero sin que ello se convierta en una fuente de sufrimiento y de condicionamiento de tu felicidad. 

¡No dejes que el «qué dirán» te impida llevar la vida que te va a hacer feliz!  

Sigue nuestra cuenta y si te gusta ¡háznoslo saber!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial